Infeccion urinaria en embarazada

infecciones-urinarias-en-el-embarazo-276x300-1

La bacteriuria asintomática del embarazo presenta una prevalencia (5 a 10%) similar a la de la mujer pre menopáusica pero tiene una mayor tendencia a convertirse en sintomática (1- 2%). El 20 – 40% de bacteriurias no tratadas acaban en pielonefritis aguda en el y trimestre. A su vez el 3% de estas mujeres debutan con bacteriurias asintomáticas: 1% pielonefritis, 2% cistitis.

Microorganismos:

E coli, K pneumoniae, P. mirabilis, E. fecalis.

Para el feto representa una mayor incidencia de prematuridad y mortalidad.

PATOGENIA

Factores de riesgo:

En multíparas añosas actividad sexual ITU previas y reflujo vesico-ureteral.

Factores ligados al embarazo

Riñones agrandados hiperémicos con incremento del índice de filtración glomerular.

Uréteres dilatados por compresión uterina y relajación de la musculatura lisa

Vejiga desplazada (anterior y superior) por el útero y que no vacía adecuadamente

Inmunosupresión ligada al embarazo

PATOGENIA
CLÍNICA

Bacteriuria asintomática del embarazo:

Se traduce en disminución del aclaramiento de creatinina y el ph urinario, anemia ferropénica y litiasis de estruvita. Durante el primer trimestre del embarazo, el cribado de la bacteriuria asintomática  se considera recomendable “es decir hacer urocultivos es muy necesario”.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con urocultivo positivo si hay más de 10 000 ufc/ml en embarazada con síntomas y piuria. En caso de bacteriuria asintomática se consideran significativas cifras de  1000 000 ufc/ml .

 

Cistitis gravídica:

Más frecuente en 2º trimestre del embarazo. Provoca la aparición brusca de polaquiuria, disuria, urgencia y molestias suprapúbicas.

 

Pielonefritis aguda gravídica:

En el 2º o 3º trimestre del embarazo y suele desarrollarse sobre una alteración orgánica preexistente. Se caracteriza por fiebre de 38º, dolor en el flanco o ángulo costo vertebral, con o sin síntomas de cistitis. Obliga a estudios urológicos después del puerperio, una vez desaparecidos los cambios inducidos por la gestación.

La bacteriuria asintomática y cistitis son tratadas con un curso de 3-5 días sobre la sensibilidad de la bacteria.

El médico tratante debe de realizar estudios para determinar la cepa infectante, y/o para conocer la resistencia antimicrobiana. El tratamiento empírico pocas veces estará justificado.  Para las infecciones recurrentes (sintomáticos o asintomáticos ) , ya sea cefalexina , 125-250 mg / día , o nitrofurantoína , 50 mg / día , puede utilizarse para la profilaxis.