Enuresis monosintomática

 

1Enuresis es sinónimo de incontinencia nocturna intermitente. Es un síntoma frecuente en los niños. Con una prevalencia del 5 %-10 % a los 7 años.

Con una tasa de curación espontánea anual del 15 %, se considera relativamente benigna. Sin embargo, este trastorno persistirá hasta la edad adulta en 7 de cada 100 niños con enuresis a los 7 años. Dado que es un trastorno estresante, se aconseja el tratamiento desde los 6-7 años en adelante.

Enuresis es el proceso que describe el síntoma de incontinencia durante la noche. Todo episodio en el que se moja la cama durante el sueño por encima de los 5 años es enuresis. Cualquier síntoma de las vías urinarias asociado hace que se trate de un trastorno diurno de las VUI.

Tres factores desempeñan una función fisiopatológica importante:  producción nocturna de orina elevada · capacidad baja de la vejiga o aumento de la actividad del detrusor por la noche · trastorno del despertar.

Debido a un desequilibrio entre la producción nocturna de orina y la capacidad de la vejiga por la noche, la vejiga puede llenarse fácilmente por la noche y el niño se despertará para vaciar la vejiga o u orinará durante el sueño si existe ausencia de despertar

El diagnóstico se realiza mediante la anamnesis. En un paciente con enuresis monosintomática no se necesitan más pruebas complementarias. Un diario miccional, en el que se registra la función vesical diurna y la producción nocturna de orina, ayudará a orientar el tratamiento. En la mayoría de los niños, la enuresis es un problema familiar, de modo que en la mayor parte de los niños afectados hay antecedentes de enuresis en la familia.

Se ha constatado que el hecho de llevar un diagrama en el que se representan las noches húmedas y secas tiene éxito.

 

Tratamiento con alarmas

El tratamiento con alarmas es la mejor forma de tratar el trastorno del despertar (grado de comprobación científica. Unas tasas de éxito inicial del 80 % con tasas bajas de recidivas son realistas, especialmente cuando la diuresis nocturna no es demasiado alta y la capacidad vesical no es demasiado baja. En caso de una capacidad vesical pequeña, es posible el tratamiento con espasmolíticos o anticolinérgicos. Sin embargo, cuando se necesitan estos medicamentos, la enfermedad ya no se considera monosintomática. Imipramina, que ha sido popular en el tratamiento de la enuresis, sólo logra una tasa moderada de respuestas del 50 % y presenta una tasa elevada de recidivas.